Ciencia, música y vídeos

¿Es una carrera en industria menos noble que una carrera académica?

En el mundo académico, trabajabas para extender los límites del conocimiento humano. Ahora, en tu primer trabajo en la industria, tu objetivo no es más que enriquecer a una empresa. ¿Cómo se supone que vas a tener un impacto positivo en el mundo?

Siendo académico, eres Jodie Foster en busca de señales de radio de otros mundos. Eres el Profesor Indiana Jones enseñando arqueología entre aventura y aventura. Eres Alan Grant, Ellie Sattler e Ian Malcolm discutiendo la teoría del caos mientras exploráis Jurassic Park.

Luego te pasas a la industria y comienzas a trabajar para El Lobo de Wall Street. O Patrick Bateman. O todos esos avariciosos que quieren sacar tajada de Jurassic Park, lo que termina siendo una terrible idea que acaba con la vida de un montón de gente.

Wealthy businessmen

Sí, estos son los estereotipos a los que estamos acostumbrados, pero ¿cómo se comparan con la realidad? En este post, primero comentaré de dónde creo que provienen estos estereotipos, y luego daré ejemplos reales de cómo puedes tener un impacto tanto positivo como negativo con un trabajo industrial y uno académico.

El origen de los estereotipos

Tanto el desarrollo científico como el tecnológico están íntimamente ligados al surgimiento del capitalismo. Sin embargo, solo imaginamos una caricatura del homo economicus cuando hablamos del CEO de una empresa tecnológica, nunca de un profesor universitario. Incluso cuando, de hecho, ambos pasan una gran parte de su tiempo buscando dinero.

Cuando decimos que los académicos trabajan para ampliar el conocimiento humano, nos referimos al objetivo a largo plazo de su trabajo. Pero la mayoría no se da cuenta de que el objetivo a corto plazo del trabajo académico es, en pocas palabras, publicar artículos (y obtener fondos para poder seguir publicando).

La gente tiende a identificar el trabajo académico con su objetivo a largo plazo y el trabajo industrial con su objetivo a corto plazo.

En comparación, cuando decimos que el objetivo de un trabajo en la industria es enriquecer a una empresa, nos referimos únicamente al objetivo a corto plazo. Pero también tiene un objetivo a largo plazo: mejorar la calidad de vida de las personas.

Así que se aplica una doble moral, por la que tendemos a identificar el trabajo académico con su objetivo a largo plazo y el industrial con su objetivo a corto plazo. Pero ambos comparten un objetivo común, que es la prosperidad de la humanidad. Y de hecho, necesitamos ambos si queremos que nuestra especie sobreviva a los problemas globales más graves.

Ahora que hemos expuesto el posible origen de este estereotipo, veamos si el trabajo en industria es de algún modo menos noble que el académico. Para ello, compararé algunos ejemplos reales del impacto positivo y negativo de ambas trayectorias profesionales.

Impacto del trabajo en industria

Supongamos que acabas trabajando para un fabricante de automóviles, de videojuegos o de muebles. En tal caso, estás proporcionando libertad, entretenimiento o comodidad a miles, o incluso millones de personas. Por otro lado, si terminas produciendo paneles solares o turbinas eólicas, tu empresa también puede estar contribuyendo a aliviar problemas ya existentes como el cambio climático.

Wind turbines at dawn

Como mínimo, independientemente de tu sector, estás teniendo un impacto positivo en la economía. Al ayudar a tu empresa a desarrollarse, estás contribuyendo al aumento de empleo. Y también estás contribuyendo con impuestos más altos que con trabajos académicos, que tienden a ofrecer salarios más bajos.

Ahora veamos algunas desventajas. En muchos casos, tu empresa puede estar empeorando problemas ya existentes. Podemos ilustrarlo con el ejemplo del fabricante de automóviles: el uso, la producción y el desecho de automóviles tienen un impacto negativo en el medio ambiente. Además, algunos de los materiales necesarios para la producción pueden implicar explotación laboral en países en desarrollo. Y por último, los accidentes automovilísticos están entre las diez principales causas de muerte en todo el mundo.

Además, es posible que tu empresa no trate de forma ética a sus empleados. Tal vez pague a hombres y mujeres de distinta forma, o cause un gran desgaste profesional. Trabajando ahí puedes estar ayudando a crecer a una empresa cuyos valores van en contra de los tuyos.

Así que, en general, trabajar en industria puede ser bueno o malo, dependiendo en última instancia de… la empresa en que trabajes. Esto no parece ser una conclusión muy esclarecedora. Pero, ¿es la conclusión muy distinta en el mundo académico?

Impacto del trabajo académico

Al igual que en industria, tu investigación académica puede ayudar a aliviar problemas ya existentes, como el cambio climático o enfermedades contagiosas. Además, al trabajar en investigaciones punteras, puede que incluso descubras soluciones que no existían antes en la industria.

Si trabajas en un campo científico con poca aplicación práctica (como solía hacer yo en astrofísica), tu principal contribución es expandir el conocimiento colectivo. Entender la naturaleza y el universo es tan necesario para el ser humano como lo es la música (sí, resulto ser amante de la astrofísica y de la música).

Pero el mundo académico también tiene un lado oscuro (lo siento, Prof. Jones). Si bien las empresas que no tienen éxito en la industria se ven obligadas a adaptarse rápidamente a las necesidades del mercado, los académicos pueden pasarse toda su vida investigando un campo muy especializado sin llegar a resultados sustanciales. Tales esfuerzos (y su correspondiente financiación) podrían haberse empleado mejor en otros objetivos.

Además, los académicos viajan demasiado. Yo mismo solía cruzar los océanos para asistir a conferencias que podrían fácilmente haber tenido lugar por internet. Y como todos sabemos, los aviones son de los mayores contribuyentes al cambio climático.

Airplane among clouds

Y el mundo académico también puede ser un caldo de cultivo para la injusticia, el acoso, el síndrome del impostor… El comportamiento tóxico es difícil de erradicar, ya que despedir a personas es poco común (especialmente cuando los culpables tienen cierto renombre en su campo). Y al trabajar en un grupo tóxico, puedes estar contribuyendo a que tales comportamientos se propaguen en tu campo.

De modo que es posible tener un impacto tanto positivo como negativo, con un trabajo académico y con uno industrial. Y todo se reduce a dónde trabajas y en qué. ¿Es este “resultado nulo” la conclusión de este post? ¡No del todo!

Cambiarse a una carrera de mayor impacto

Supongamo que quieres cambiar tu carrera para tener un mayor impacto positivo en el mundo. Quieres ayudar a erradicar enfermedades o reducir los efectos del cambio climático. ¿Qué carrera profesional es más adecuada entonces?

Pues bien, en la industria siempre puedes solicitar un trabajo en otra empresa mejor. Puede que no sea fácil conseguirlo, especialmente si es el primero después de abandonar el mundo académico. Pero si ya tienes un puesto fijo, puedes seguir buscando con la seguridad de un sueldo estable.

No solo es difícil pasar de un trabajo industrial a uno académico, sino que también es difícil cambiar de un trabajo académico a otro.

Por otro lado, un académico no puede simplemente tirar a la basura su financiación para trabajar en otro sitio o en otra temática. Te has comprometido a investigar un tema concreto, básicamente desde que comenzaste tu doctorado. Si cambias, puede significar publicar menos artículos durante un tiempo en tu nuevo campo. Y esto puede poner tu carrera en riesgo. De modo que no solo es difícil pasar de un trabajo industrial a uno académico, sino que también es difícil cambiar de un trabajo académico a otro.

Así que una versión más realista de la saga de Indiana Jones consistiría en cuatro películas sobre el arca perdida y nada más.

Por último, siempre puedes tener un impacto positivo donando un porcentaje de tus ingresos a organizaciones benéficas efectivas. Esto se llama ganar para donar, y es una forma viable de hacer del mundo un lugar mejor, independientemente de tu trabajo. De hecho, al tomar este camino, es posible que tengas un mayor impacto en la industria que en el mundo académico, ya que los trabajos industriales suelen pagar mejor. Y cuanto más dinero ganes, más podrás donar, y por tanto más podrás invertir en salvar vidas o en investigación útil (¡llevada a cabo por otros!).

Conclusiones

Aquí resumo las principales conclusiones de este post (con cierto tinte filosófico):

  • La gente suele idealizar el trabajo académico y referirse a la industria como “el lado oscuro”. Este estereotipo es el resultado de identificar los trabajos académicos con su objetivo a largo plazo (ampliar el conocimiento) y los trabajos industriales con su objetivo a corto plazo (enriquecer una empresa). Con esto no reconocen el objetivo a corto plazo de la mayoría de los académicos (buscar financiación) ni el objetivo a largo plazo de la mayoría de empresas (hacer que la gente sea más feliz). Pero lo importante es que ambas carreras comparten un objetivo común, la prosperidad humana, y ambas son necesarios para conseguirla.
  • Es posible tener un impacto positivo tanto con un trabajo académico como en industria. O también puedes hacer un trabajo que dañe al planeta y sus habitantes, directa o indirectamente. Todo depende sobre todo de la institución y el grupo en que trabajes.
  • Pero hay una diferencia clave entre el mundo académico y el industrial, que surge cuando te planteas cambiar de trabajo a uno de mayor impacto. En la industria, siempre puedes dejar tu puesto y trabajar en otra empresa. En el mundo académico, sin embargo, cambiar de campo de investigación es poco común, además de arriesgado.
  • Por último, da igual dónde trabajes, siempre puedes hacer del mundo un lugar mejor invirtiendo parte de tus ingresos en buenas causas. Tomando este camino, la industria tiende a ofrecer salarios más altos, que por tanto se traducen en un mayor impacto positivo.

Espero que estas reflexiones te hayan resultado interesantes, ya trabajes en el mundo académico o en “el lado oscuro” (¡juro que esta será la última vez que haga esta broma!).

«